La psiquiatría se especializa en el estudio del origen y la aparición de procesos y fenómenos anormales en la psique humana, y el psiquiatra es un médico que diagnostica, trata y previene las anomalías de salud mental en los pacientes. En el sentido literal de la palabra "psiquiatra" tiene la traducción "curandero del alma" que mejor describe la profesión.

La esencia del trabajo de un psiquiatra.

El principal criterio reconocido por el cual el paciente tiene un trastorno mental imputado, es la aparición de dolor en el alma, que puede expresarse en los pensamientos, sentimientos y voluntad de la persona. Esta es una línea muy fina, que a veces puede ser transgredida por cualquier persona, por lo que es importante comprender y sentir la necesidad de acudir a especialistas a tiempo.

Un psiquiatra necesariamente debe comprender los detalles de la psicología y la neurología relacionados con la psiquiatría. Al mismo tiempo, el neurólogo se ocupa del tratamiento de los trastornos del sistema nervioso central, y el psicólogo ayuda a sus pacientes a comprender los problemas emergentes de la vida sin medicamentos.

Los psicoterapeutas en su práctica a veces pueden usar medicamentos sedantes ligeros, pero no incluyen la terapia estándar con medicamentos.

Pero el psiquiatra, por el contrario, debería poder aplicar en su propia práctica varias técnicas especializadas para la eliminación de los trastornos mentales, combinando un tratamiento complejo con varios medicamentos especiales.

Mejorar la salud mental de una persona es un trabajo de joyería muy delicado que requiere un alto nivel de capacitación profesional, participación humana y la capacidad de empatizar con los propios pacientes.

Si tiene la más mínima sospecha sobre un cambio en una imagen estable de la psique, una persona necesita consultar urgentemente a un psiquiatra, quien lo ayudará a identificar todos los problemas existentes de la persona durante la consulta preliminar y le sugerirá que se someta a exámenes o pruebas adicionales para aclarar el curso de la enfermedad.

Razones para visitar a un psiquiatra.

Un psiquiatra puede acudir a una consulta, tanto personas enfermas como sanas. En cada caso, el psiquiatra, en primer lugar, evalúa la capacidad de la psique humana para la vida posterior y luego puede ayudarlo a resolver los problemas que preocupan al paciente. Para un tratamiento efectivo, los psiquiatras a menudo involucran a otros médicos, como médicos generales o nutricionistas, por ejemplo.

Una función social importante de los psiquiatras es determinar el peligro de una persona para su propia salud y vida o para la salud de otras personas. Si hay signos de peligro, el paciente debe ser hospitalizado con urgencia para aislarlo del mundo exterior y establecer la observación de sus reacciones y acciones en relación con él mismo. En ausencia de peligro del paciente para el mundo exterior, su tratamiento puede realizarse de forma ambulatoria. Muy a menudo, junto con las técnicas terapéuticas, los psiquiatras usan preparaciones especiales.

Las principales razones para consultar a un psiquiatra son:

  • cambios de humor que se pueden observar en un paciente durante un largo período de tiempo;
  • tendencias suicidas: conversación, pensamientos o intentos físicos de suicidio;
  • episodios emergentes de comportamiento paranoico;
  • la aparición de alucinaciones;
  • interrupciones prolongadas del sueño - insomnio;
  • varios estados de ansiedad sin razón particular y otros síntomas similares.

El psiquiatra diagnostica anormalidades de salud mental presentes en la historia, prescribe la terapia correcta y la regularidad de las visitas de seguimiento. En este caso, el tratamiento por parte de los psiquiatras es confidencial, en el que todos los datos obtenidos del paciente durante el diagnóstico y la terapia, los psiquiatras garantizan no revelarlos.

¿Con qué enfermedades trabaja el psiquiatra?

El primer paso en el camino para curar las enfermedades del alma es el estudio del psiquiatra de los mecanismos de la aparición de una desviación en la psique de una persona en particular, el diagnóstico de la enfermedad y el nombramiento del tratamiento adecuado.

Los psiquiatras pueden aconsejar a pacientes enfermos y sanos; el proceso de examinar la salud mental para determinar su capacidad o nivel de inestabilidad mental también está dentro de su competencia.

Toda la psiquiatría se divide en varias áreas, en cada una de las cuales trabajan los médicos, que a menudo se ocupan de una especificidad mental específica de la salud humana: psiquiatría organizacional, relacionada con la edad, forense, narcología, psicofarmacología, psiquiatría social.

Es imposible nombrar todas las enfermedades que un psiquiatra puede curar, ya que su lista es muy larga y se expande constantemente con nuevas formas emergentes de anormalidades psiquiátricas. Además de las razones anteriores para referirse a los psiquiatras, hay varias otras enfermedades psiquiátricas clásicas que están dentro de la competencia de este especialista médico:

  • epilepsia
  • Enfermedad de Alzheimer;
  • delirium tremens;
  • fobias de diversa naturaleza, depresión severa;
  • psicosis prolongada sin base, convulsiones histéricas frecuentes, afecciones esquizofrénicas;
  • trastornos mentales que surgen en el síndrome postraumático;
  • diversas formas de dependencias insuperables (alcoholismo, por ejemplo);
  • bulimia y anorexia.

Solo un buen psiquiatra puede poner fin al diagnóstico final de las personas que padecen las enfermedades mencionadas y muchas otras. Todos los tratamientos posteriores con medios médicos y terapéuticos deben acordarse con él.

Métodos de diagnóstico y análisis

Al referirse a un psiquiatra, el paciente deberá someterse a una investigación para que el especialista pueda diagnosticar y prescribir correctamente el tratamiento adecuado para el estado de salud.

Los principales tipos de pruebas para expertos en tratamiento psiquiátrico incluyen:

  • análisis que determinan el estado de la glándula tiroides: la presencia de anticuerpos contra la peroxidasa y la tiroglobulina, el nivel de hormona tirotrópica, sin tiroxina, sin triyodotironina, tiroglobulina;
  • análisis de la fórmula desarrollada de hormonas pituitarias: prolactina, hormona adrenocorticotrópica, hormona estimulante de la tiroides, somatotropina;
  • Análisis de las hormonas suprarrenales: androstenediona, adrenalina, cortisol, aldosterona, noradrenalina, metanefrina.

A menudo, los psiquiatras también utilizan estudios neurofisiológicos, como encefalografía, angiografía de vasos cerebrales, resonancia magnética y otros, para aclarar los detalles del diagnóstico. Además de los cambios materiales en la actividad cerebral, los psiquiatras en su trabajo dedican un gran papel al estado mental de sus pacientes. Es por eso que el diagnóstico clínico de enfermedades psiquiátricas es el método más común y efectivo en el trabajo de los psiquiatras.

El método de diagnóstico clínico en psiquiatría es entrevistar al paciente y controlar los cambios en sus estados mentales durante esta conversación. Estos cambios caracterizan perfectamente la ocurrencia, el curso y los síntomas de la enfermedad mental. En el curso de esta conversación, el psiquiatra presta atención a los cambios de imitación del paciente, las entonaciones con las que dice ciertas cosas, la reacción de la persona a un intento de establecer contacto con él.

A veces, una discusión grupal de los signos de la enfermedad observada por un grupo de médicos en una consulta se utiliza para diagnosticar una enfermedad en psiquiatría.

La esencia del método clínico para el diagnóstico de anomalías psiquiátricas es entrevistar al paciente y su familia. La encuesta de cada persona se realiza individualmente para comprender cuán honesto es cada entrevistado y para excluir cualquier influencia sobre lo que se dijo durante la entrevista. La primera parte de la encuesta contiene preguntas introductorias generales sobre la edad, el estado civil, etc. Según las quejas recibidas, el psiquiatra puede identificar la enfermedad naciente durante el proceso de la entrevista. Sin embargo, está obligado a manejar muy gentilmente la conversación establecida, para no causar reticencia u hostilidad del interlocutor.

Al entrevistar, el médico persigue los siguientes objetivos: revela la actitud del propio paciente hacia su propia enfermedad, especifica que, según el paciente, provocó la aparición de su enfermedad, determina los síndromes y síntomas del trastorno mental, reconoce las características de personalidad del paciente, identifica la naturaleza de la enfermedad, sus características y actitud paciente para el próximo tratamiento. Al entrevistar a los familiares de un paciente, un psiquiatra puede aclarar por sí mismo su visión del momento en que ocurre la enfermedad, determinar qué puede ocultarle el paciente, cuáles son las verdaderas causas de la enfermedad, visto desde un lado, qué tan cercanos se relacionan los familiares con el paciente y si están decididos a ayudar con el tratamiento.

Seguimiento del paciente. Un psiquiatra observa al paciente para determinar su grado de susceptibilidad a la enfermedad propuesta. Al mismo tiempo, los gestos, las expresiones faciales, las acciones, las entonaciones, las reacciones a todo tipo de eventos son importantes. Además, el médico identifica fácilmente las diferencias entre cómo se presenta una persona en la descripción y cómo es realmente. El propósito de esta observación es identificar temas y preguntas que toquen e interesen agudamente al paciente, determinar su capacidad para cuidarse, identificar y analizar sus acciones diarias y su interacción con la sociedad.

Es importante comprender que la exactitud del diagnóstico y, como resultado, la efectividad de la terapia psiquiátrica dependerá en gran medida del método de diagnóstico.

Consejo psiquiatra

Para mantener su propio equilibrio mental, según los psiquiatras, tal vez, si observa la higiene del sueño. Los trastornos a largo plazo del sueño y el régimen de vigilia contribuyen a la aparición de enfermedades somáticas, incluida la tendencia psiquiátrica. Para una relajación completa, evitar el exceso de trabajo y mejorar la calidad de los patrones de sueño, debe seguir reglas simples.

Antes de acostarse no puede ver la televisión, debe eliminar por completo el estrés emocional, mientras que se recomienda que la cama se use exclusivamente para el sueño y los deberes matrimoniales, y todo lo demás debe hacerse fuera de la cama, de lo contrario ya no se asociará con el descanso y el sueño se confundirá. No debe haber irritantes en el dormitorio, incluida la luz brillante o los altos niveles de ruido. Para no estimular el sistema nervioso y prevenir el insomnio, no debe comer ni beber líquidos un par de horas antes de dormir.

Durante el día puede dormir no más de 25 minutos, y en la víspera del sueño no puede fumar, porque la nicotina es un estimulante del sistema nervioso central, lo que conduce a un sueño confuso e insomnio.

Se permite tomar drogas y bebidas con cafeína a más tardar 6 horas antes de acostarse, ya que el té, el café y algunos medicamentos que contienen esta sustancia también provocan el sistema nervioso central e interfieren con el sueño. El alcohol antes de acostarse es la causa más común de pesadillas, sueño intermitente, ya que el proceso de desintegración del alcohol y su eliminación del cuerpo caerá precisamente en un momento en que el cuerpo necesita relajarse por completo. Según los psiquiatras, es precisamente un sueño sano y saludable lo que puede proporcionar a una persona una salud mental completa, estabilidad del sistema nervioso y proteger a todos de la sobrecarga nerviosa y los problemas mentales.

Mira el video: Pido visita con un psiquiatra o pido visita con un psicólogo clínico?Cómo decidirlo? (Diciembre 2019).

Loading...